EL AULA AVIÓN

EL MISTERIO MEJOR GUARDADO DE LA FACULTAD DE MEDICINA, en el Hospital de Clínicas Porteño: EL AULA-AVION. (El avión se encuentra en el cuarto piso, en el sector de Dermatología, una forma creativa de hacer docencia).


Entrevista al Dr. Allevato (su creador) por Nicolás Munafó, de "La Nación".

El médico especialista en dermatología cuenta cómo surgió la iniciativa; "Esto lo hice todo a pulmón, los alumnos me piden cursar ahí", dice.

Las ganas de enseñar pueden llevar a métodos, quizás, extraños. Buscar la manera de que los alumnos estén incentivados en ir a cursar y tener un plus que llame la atención puede ser una alternativa. El profesor Dr. Miguel Ángel Allevato innovó en una nueva metodología para que el futuro médico que pase por su cátedra, se quede con un buen concepto de la dermatología. Esa la meta. Que a pesar de que la cursada dure tres semanas, esos días queden grabados para siempre y que los estudiantes se interesen más en todo lo que tiene que ver con la piel.

Así pensó el Dr. Allevato, Jefe División Dermatología del Hospital de Clínicas, que pertenece a la Universidad de Buenos Aires, cuando montó un avión en pleno Hospital de Clínicas. La nave está clavada en el cuarto piso y su autenticidad sorprende tanto a los alumnos como a los pacientes que caminan por los pasillos.

En diálogo con LA NACIÓN hace algunas semanas dentro del avión, el médico explicó: Suelo comprar muchas cosas para el Hospital y para el área que manejo. Busco que luzca un poco decoroso el lugar donde trabajamos y recibimos a tantas personas. Estoy en este Hospital desde 1971, siempre de Dermatólogo, y aboqué mi trabajo desde el inicio aquí. Siendo estudiante ya venía a este servicio gracias al Dr. Alejandro Cordero. Para mí el Clínicas es mi casa. Es más, como soy de Ramos Mejía, ni bien me recibí no me alcanzaba para el alquiler. Por eso viví dos años en una de las habitaciones del cuarto piso, para no viajar todo el tiempo y dedicarle ese tiempo a la medicina, contó Allevato.

Y agregó: El lugar donde está el avión siempre estuvo vacío. Por eso junté algo de plata y comencé a preparar un aula para 80 personas. Esto no es de ahora y al Hospital no le costó un peso. Busco que los chicos estudien de una forma adecuada, cada uno sentado en su banco, expresó con orgullo por su amor a la docencia.

En cuanto a por qué construyó un aula en forma de avión, el especialista dijo: Mirando por mercadolibre veo que hay una oferta por un desguace de un Boeing con las butacas en Luján. Fui hasta el lugar, vi los asientos y cuando le comenté al vendedor cuál era el objetivo me dio facilidades para pagarlo. Me motivé y compré las cosas. No para llamar la atención, sino busqué hacer un aula para que el alumno se acuerde que cursó dermatología. El 10% de la gente que concurre a un consultorio es por enfermedades en la piel. Es mucho. Entonces yo como profesor debo hacer que no sea una materia más. Sino recalcarle la importancia de esta rama.

El diseño roza la perfección. Tanto de afuera como en su interior tiene todos los elementos de un avión comercial. La forma, las ventanas, sus butacas con los cinturones de seguridad, las bauleras arriba de las cabezas y hasta los carritos que utilizan las azafatas. Aunque Allevato aclara que todavía faltan algunos detalles, como la calefacción. Por eso, en las últimas semanas no se utilizó, ya que las temperaturas eran demasiado bajas.

Esto lo empecé en 2013. Pedí la autorización correspondiente y los fines de semana venía a trabajar un poco en este proyecto. Todo a pulmón, no soy una persona adinerada. Los alumnos me piden ir ahí, genera un impacto en ellos. Mi objetivo es dejar algo diferente en un Hospital universitario, explicó.

No sólo se preocupa por los alumnos, también por los pacientes: En los consultorios externos también trato de hacer algo para que la gente que se viene a atender se vaya contenta. Ahora estamos instalando un sistema de números para que los pacientes sepan cuándo es su turno. Pusimos una pecera grande para una mejor atención. También compré unas mamparas para que la gente no pase frío. No me dedico sólo al avión, sino a que la dermatología del Hospital funcione bien. De qué me sirve la enseñanza si no tengo al paciente cómodo, reflexionó. Además, el ex Presidente de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) fue pensando en cada detalle de idea: Como era en el cuarto piso me pareció bueno pensar que era como estar volando. No me interesa lo mediático, sólo que el alumno me reconozca y que los más de 700 alumnos que pasan por año aprendan dermatología, manifestó y acotó: Es algo que llevo en mi ADN, me gusta ser así. Por ejemplo en mi consultorio privado, la camilla es una pecera al igual que mi escritorio. Los chicos que se van a atender salen encantados porque dicen vamos al médico de la pecera- y se relajan.

Si uno se para en la esquina de Marcelo T. de Alvear y Azcuenaga, mira hacía el Hospital y se ven las ventanas de un avión que toma vuelo gracias a un profesor que desde su aporte y amor por la docencia, quiere dejar algo más en sus alumnos, que en cada clase, se preparan para el despegue.


¡NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO!

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube
  • Instagram

© 2019 Diseñado por Matías Ferri

para Obscura Buenos Aires.