Fantasmas en el Jardín Botánico, Capital Federal.

El jardín Botánico Carlos Thays es uno de los llamados espacios verdes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Proyectado en el año 1892 por el paisajista Carlos Thays actualmente es uno de los puntos obligados de visita y amado por todos los que disfrutamos de una caminata disfrutando la flora autóctona de nuestro País. El mismo tiene una dimensión aproximada de 79.772 m² y está conformado por diferentes tipos de jardines tematizados, diferentes infraestructuras e invernaderos.

Fue hace poco más de dos meses cuando una valiosa contribuyente de la página aporto un dato muy interesante sobre el lugar. Compartiendo conmigo que en el sitio era común el Avistaje de fantasmas y sucesos extraños por las noches.

Esa fue la punta del Iceberg de esta pequeña y nueva investigación.

Fue un sábado de marzo cuando, luego de poco más de hora de viaje, me encontraba dentro de este maravilloso parque. Los caminos serpenteantes y continuos estaban llenos de bifurcaciones que me invitaban a recorrerlos indefinidamente.

El clima era caluroso e llamaba a practicar en esta pintoresca zona de Palermo todo tipo de actividades deportivas y recreativas.

Gracias a la inmensa cantidad de gente en las calles no fue muy difícil empezar a recopilar valiosa información.

Mateo (Vendedor de Garrapiñadas callejero): Muy pocas veces escuche sobre cosas que pasaran en el Botánico. Algunos hablan sobre el espíritu de una mujer que fue asesinada en el lugar. Otros sobre un duende que hace travesuras y de vez en cuando asusta a los gatos del parque.

Patricia (Visitante del Thays): Yo vengo aquí todos los sábados por la tarde. Es el lugar perfecto para. Ayuda mucho la cantidad de verde que hay. Una sola vez escuché algo sobrenatural del lugar, pero no tenía relación con un fantasma ni espíritu sino con la enorme cantidad de gatos que viven acá.

Lo que me dijo Patricia era completamente cierto. Es increíble la cantidad de felinos que viven ahí y que diariamente son alimentados, cuidados y hasta adoptados por un equipo de Voluntarios cuyo grupo es conocido como “¡Hacé feliz a un gato!” (https://www.facebook.com/hacefelizaungato/). Eran como los extraños celadores del Botánico, únicos conocedores el misterio que el mismo esconde en sus raíces y alberga en sus pequeñas fuentes y pintorescos edificios.

A criterio propio, lo maravilla del Parque es el mayor de los cinco invernaderos. El mismo fue diseñado con estilo Art nouveau y premiado en la Exposición de París de 1900 por su hermosa arquitectura. Fue en su entrada cuando me topé con uno de los cuidadores del lugar que, por obvios motivos, prefirió dejar su nombre en el anonimato.

Cuidador anónimo del Jardín Botánico Carlos Thays: Muchas veces escuche de algo que se paseaba por el lugar por las noches. Es extraño pero algunas veces los invernaderos madrugaban con sus puertas y ventanas abiertas, pero sin dar señales de vandalismo. Comúnmente algunas de las cámaras captan extrañas manchas blancas desplazándose por las noches frente a ellas y que se puedan escuchar ruidos espantosos. Algunos dicen que es un fantasma de alguno que mataron por la zona, otros dicen que es algo de hace más de cien años (Quizá un obrero o jardinero que sufrió algún tipo de accidente en obra). Lo que yo creo es que pueden ser los fantasmas de aquellos que son depositados aquí. – Intuyo que vio mi ceño fruncido porque enseguida explico su ultimo comentario – Muchas personas piden que sus cenizas sean arrojadas en estos terrenos. El lugar es muy querido por muchísimos vecinos y piden reposar aquí por siempre. Quizá, alguna de estas personas, no pudo desprenderse y vivirá aquí por el resto de sus días. Pero ojo pibe. Te pido por favor que no dejes mi nombre en ningún lado que no quiero que me rajen del trabajo.

Luego de esa corta y precisa charla decidí caminar sin rumbo por el lugar para aclarar mis pensamientos. La idea era clara, concisa y extremadamente probable. Muchos ven el Thays como un lugar para quitarse el estrés de la semana, para tomar unos mates al aire libre o pasear charlando tranquilamente. Pero este lugar tan hermoso puede tener un propósito oculto. Después de todo, si los rumores son ciertos, las cenizas de aquellos que murieron transformaron el Thays en un camposanto. Las manchas blancas en las filmaciones, los lamentos en mitad de la noche son señales claras de la actividad paranormal. De hecho, desde los albores de la historia siempre se asoció al gato con poderes mágicos e influyente sobre los muertos. Desde el ancestral Egipto del Nilo hasta hoy estos animales tienen la capacidad, compartimos muchos, de poder ver cosas que nuestra sensibilidad visual no. Y el mismo lugar está lleno de estos animales.

Decidí salir del Jardín con cierto sabor de duda en la boca. Pero hay misterios imposibles de revelar. Imposibles de explicar. Me zambullí en esas calles hermosas de Palermo. Recorrí por las inmediaciones del Zoo Porteño por Av. Sarmiento hasta los famosos bosques de Palermo. Trate de mezclarme con la naturaleza. De absorber su energía y parte de su sabiduría.

La tarde paso rápidamente. Cuando consulte mi reloj el sol empezaba a desaparecer y la sombra de una noche venidera empezaba a envolvernos a todos como si de una negra mortaja se tratara.

Decidí tomar algo al paso y emprender el viaje de regreso a casa. Estaba cansado luego de una larga semana laboral. El viaje fue lento y cargado. La noche reinaba en los cielos cuando me senté en mi portátil a transcribir las primeras ideas. Una larga noche me esperaba por delante. Un poco de música ambiental, un buen libro que leer y la eterna y excelente compañía que cada uno de ustedes desde la distancia y a través de esta página me puede brindar.

¡Nos vemos en la próxima leyenda!

NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO Y COMPARTIR EN FACEBOOK SI TE GUSTO EL RELATO

TE INVITO A SUSCRIBIRTE A LA PAGINA DEJANDO TUS DATOS EN EL FORMULARIO DE LA DERECHA ->

▼ PODES SEGUIRME EN FACEBOOK ACTIVANDO EL SIGUIENTE BOTON:

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *