El siguiente texto es una fiel transcripción sobre un dialogo vía Skype. Alejandra hizo contacto conmigo hace un tiempo con la finalidad de contarme una vivencia paranormal que tuvo aqui en Buenos Aires cuando por cuestiones de estudio y de trabajo decidió instalarse en una antigua pensión de Capital Federal.

¡Buenos días Alejandra! ¿Cómo estas?

Buen día Matías, estoy bien.

Me comentaste que hace un par de años pasaste por una experiencia sobrenatural bastante conflictiva. ¿Podrías contarme en algunas palabras de que se trató?

Sucedió que hace unos años tuve que salir de mi casa por motivos de trabajo y estudio y lo más adecuado para mí fue quedarme a vivir en una pensión, era una casa linda, me asignaron una habitación grande, tenía la cama, una salita, el baño privado, me encanto, era perfecto, me instale, paso un mes, todo iba bien y normal, a los días comencé a escuchar que decían mi nombre, eran como susurros, pero no era nadie, al inicio no le di importancia, pero se hacía más frecuente, yo preguntaba si alguien me había llamado, pero no era ninguna persona dentro de la casa.
Los dueños tenían una mascota, a mí me gustan mucho los animales y gane el afecto del perro, el animalito pasaba largos ratos a mi lado, note que cuando se escuchaba que me llamaban, el perro movía la cabeza y miraba en dirección al sonido, para entonces me di cuenta que no era normal, aquello, si estaba sucediendo. Una noche ya estaba dormida y experimente algo más, desperté y vi una silueta en la habitación paseándose, pensé que alguien de la casa había entrado, pero paso todo en cosa de segundos. Obvio que me asuste, pero volví a dormir, pasaron días y volvió a suceder, una mujer estaba sentada en uno de los sillones de la habitación, y la vi desaparecer, Conté lo que me estaba pasando a la gente de la pensión, me decían que no era nada, quizás solo eran sueños, que en esa casa jamás paso nada así, en muchos años de ser una pensión, nunca se habían quejado, y podría ser incluso una locura mía. La situación me tenía mal, no le tomaban importancia. Yo estaba saturada con el trabajo y las clases, me sentía sola, no tenía cerca a mi familia y amigos. Me arme de valor para soportar lo que pasaba no me quería dejar vencer por esa mujer o lo que fuera. Pasaron unos días y deje de experimentar esos sucesos, tanto que llegaba a olvidarlo, hasta que de nuevo miraba su silueta en la habitación, comenzó a estar cada vez más cerca, la miraba al pie de la cama, me fije que lograba verla hasta que dormía y despertaba de la nada … ¡Una noche, me di vuelta acomodándome en la cama y estaba justo a mi lado de pie, eso fue horrible!, vi todo su cabello despeinado, inclinada hacia mí, mirándome, fue la primera vez que grite! del susto, todo fue cosa de segundos, y no estaba, me arme de valor, comencé hablar sola, le decía… ¿por qué me haces esto? ¿qué quieres?, no hubo respuestas. ¡La noche que siguió fue la peor, a duras penas logre dormir, me despertó un fuerte golpe en mis pies, una mano larga fría me había pegado, me golpeo muy fuerte, estaba ella, de pie a la orilla de la cama, mirándome y se desvaneció como siempre, era el colmo me pego!, no podía creer, la sensación del golpe aun la sentía, me salte de la cama, encendí la luz, hasta que amaneció no pegue un ojo. Le conté a un sacerdote, todo lo que me pasaba, el sacerdote, confió en que todo lo que dije era verdad, pidió permiso en la casa para esparcir agua bendita, por suerte era alguien que estaba enterado de este tipo de sucesos, algo habrá percibido. Los de la casa estaban muy molestos conmigo, me asignaron a otra habitación, por suerte no volví a mirar más a la mujer. A pocos días me fui de ese lugar. Nunca supe porque paso eso, o por qué se manifestó conmigo. Siempre voy a recordar esa experiencia con ese fantasma, para mí, fue eso, el fantasma de una mujer, que me hablaba, se materializaba y… ¡Llego a pegarme!

¿Fue tu primera experiencia con lo sobrenatural?

No, ya he tenido más situaciones de este tipo, recuerdo que desde los 8 años de edad experimente cosas sobrenaturales.

¿Aproximadamente en qué lugar estaba ubicada la pensión?

Por Humberto Primo y Bernardo De Irigoyen, en Buenos Aires.

Con respecto a esa extraña entidad… ¿Cómo la recordas? ¿Podrías describirla?

Era una mujer alta, de cabellos largos negros muy despeinados, vestía un camisón blanco con encajes, le llegaba a los tobillos y las mangas a las muñecas de las manos, me pareció como antigua.

¿Siempre estabas sola cuando se manifestaba?

Si, nunca con una persona, ni el perro de la casa, el perrito solo estuvo en algunos momentos que escuche decir mi nombre.

¿Te producía algún sentimiento cuando contactabas con ella? ¿Generalmente aparecía en algún lapso horario en particular? ¿En cuál?

Me producía temor y enojo, era una situación en la que la llegue a percibir muy acosadora. Generalmente las voces comenzaban a partir de las 9:00 p.m., y la miraba ya tarde cuando dormía al despertaba de pronto, podría ser de madrugada.

¿Cómo pudiste enfrentar el problema?

El sacerdote me ayudo bastante, tuve muchas charlas con el después que llego a bendecir la pensión, me explico algunas cosas, me dijo que no todas las personas experimentan estas situaciones, que yo desde muy chica, venia como sumando fuerza, para enfrentarlas y por lo mismo más susceptible a estos fenómenos. Mucha gente está enterada de que estos fenómenos existen, pero no los hablan abiertamente.

En el presente… ¿tenes algún roce con lo sobrenatural o ya es cosa del pasado?

Hace mucho no experimento más nada … Pero nunca podre saber o decir cuando es el final a todo esto. Por lo demás tengo una vida normal como cualquiera.

NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO Y COMPARTIR EN FACEBOOK SI TE GUSTO EL RELATO

TE INVITO A SUSCRIBIRTE A LA PAGINA DEJANDO TUS DATOS EN EL FORMULARIO DE LA DERECHA ->

▼ PODES SEGUIRME EN FACEBOOK ACTIVANDO EL SIGUIENTE BOTON:

email

Deja Acá tu Comentario

One thought on “El Huesped no Deseado – Relato Personal Paranormal – Entrevista Vía Skype

  1. Qué fuerte! Ver esa presencia de manera tan nítida y encima el golpe, terrible. Lo más concreto que presencié fueron sombras que tardaron en desaparecer y me pegué un susto importanre, me llega a pasar algo así y salgo corriendo así sean las cuatro de la mañana.
    Buena historia.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *