Fue este mes, específicamente el 3 de Noviembre cuando me llego el relato de Claudia quien, compartiéndome una experiencia vivida que fue muy triste me dejo cierta sensación de alivio ya sea por ella como por todos nosotros.

Todo empezó para ella en una fatídica mañana de Abril cuando luego de tener a su madre internada por varios días recibió la horrible noticia de su muerte. Los médicos habían realizado todo a su alcance pero el triste hecho fue inevitable. Esa fue una triste y negra mañana que marco en la vida de Claudia un punto de inflexión en su vida.

Luego de unos días de lo sucedido fue cuando el primer extraño hecho se llevó a cabo. Ella despertó de una siesta por el ruido que hacían sus hijos al jugar en la otra habitación. Luego de desperezarse noto algo extraño en el ambiente. Algo cambiado. Los muebles estaban tal cual ella los recordaba, el libro que tenía en su regazo se deslizo por las sabanas. El velador que tenía en la mesa de luz de su izquierda seguía prendido tal cual ella lo había dejado. Fue, luego de unos extraños minutos, cuando se percató de lo nuevo de aquel cuarto.

Un perfume muy fuerte llenaba la habitación. La impregnaba. Un extraño aroma se adueñó de ella sin causa ni motivo aparente. No había ningún tipo de incienso prendido en la casa. Las ventanas estaban cerradas e impedían que cualquier tipo de sustancia entrara desde el exterior. Presa del miedo (Porque los olores fuertes le causaban alergias) consulto con los demás integrantes de su familia para ver si alguno fue el causante del mismo. Pero la respuesta fue rotundamente negativa. Había algo extrañamente familiar en ese aroma.

Días después (Específicamente un jueves por la noche) otro acontecimiento similar se llevó a cabo en su domicilio. Claudia se encontraba cerrando la reja del garaje luego de entrar su vehículo. Cosa que acostumbraba hacer bastante rápido por la creciente inseguridad del barrio. Luego de que diera el último giro de llave en la cerradura volvió a sentir ese aroma. Era embriagador. Fuerte pero muy embriagador. Un momento después llamo a su hija mayor para determinar si solo ella podía sentirlo, pero la sorpresa fue fuerte cuando se dio cuenta que ambas lo sentían.

Fue el décimo día de Julio cuando en medio de una reunión familiar el aroma fue percibido por ella y toda su familia. Esta vez fue más fuerte que nunca. Un extraño aroma que algunos pudieron asociar a las flores. La sorpresa de la familia fue cuando comprobaron de que la casa estaba hermética. Fue poco después de abrir la ventana que daba al jardín cuando Claudia pudo asociar ese perfume con un aroma dulce que había sentido alguna vez antes en su vida. Un aroma que era parte de sus más hermosos recuerdos de la infancia.

Dubitativa y entre lágrimas se escabullo a su habitación. Abrió el armario y retiro de su interior una caja. Una caja de hermosos recuerdos. Dentro de ella, nadando entre cosas muy valiosas para su corazón encontró una pequeña botella. Un perfume que había pertenecido a la mujer que más había amado. Su madre. Fue cuando se acercó el recipiente de vidrio a su nariz donde sus ojos se llenaron de lágrimas. Lagrimas no de tristeza sino de cierta luz y esperanza. El perfume era el mismo.

Hace unas semanas Claudia se contactó conmigo a través de la red social. Ella me compartió esta historia que pese a ser triste y estar llena de dolor alberga cierta luz de esperanza.

Muy poco se sabe sobre la vida después de la muerte. Sobre lo que hay más allá. Lo que si podemos decir muchos es que no siempre estamos solos. Muchos vemos, sentimos, percibimos a aquellas personas que se llevaron gran parte de nuestros corazones con su partida. Podemos albergar la esperanza que, de vez en cuando, aquellas personas vuelven a visitarnos. A dejarnos un abrazo y envolvernos con su aroma para saber que fuimos y seremos amados. En esta vida y, claro que también, en la próxima.

Gracias Claudia por compartir esta experiencia. Gracias por permitirme compartirla.

NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO Y COMPARTIR EN FACEBOOK SI TE GUSTO EL RELATO

TE INVITO A SUSCRIBIRTE A LA PAGINA DEJANDO TUS DATOS EN EL FORMULARIO DE LA DERECHA

▼ PODES SEGUIRME EN FACEBOOK ACTIVANDO EL SIGUIENTE BOTON:

email